Una historia, un olvido... el discurrir invisible de lo que existió y se desconoce

Este espacio pretende entender la historia como una disciplina que proporciona, tanto la información como los instrumentos necesarios para conocer el pasado, pero también como una herramienta para comprender al "otro", a nosotros mismos y a la sociedad del presente en la que interactuamos.

Conocer la historia de los gitanos españoles es esencial para eliminar su invisibilidad, entender su situación en la sociedad y derribar los estereotipos acuñados durante siglos.

Las publicaciones contenidas en este blog-revista tienen derechos de autor. Se ruega citen su procedencia.

lunes, 6 de agosto de 2018

Y aunque sea gitano, no le hemos de negar la Justicia


Año 1639. Corren malos tiempos para los gitanos. El rey está resuelto a llenar los bancos de galeras con vagabundos, delincuentes sin sentencia firme aún, y gitanos.
La amenaza de una redada de gitanos varones era evidente, y acabó llegando a finales de año, coincidiendo con la misión encomendada a varios oidores de las audiencias territoriales para enviar a galeras a aquellos reos que habían apelado su sentencia, muchos de ellos gitanos acusados de contravenir las pragmáticas.
Para evitar graves sentencias, algunos aceptaron  pactar condenas suaves. Otros, antes de caer bajo las garras de las justicias, se ofrecieron servir en los Tercios de Flandes. Los demás, confiaron en no ser molestados y llevar una vida conforme a lo dispuesto por las leyes antigitanas. Ramón Bustamante fue uno de ellos, quien lleno de razones, reclamó a la Justicia veratense, el reintegro de las cantidades que le debía uno de sus convecinos, aún cuando en esta época la Justicia era incierta para todos, pero desigual e injusta para las capas sociales más desfavorecidas.
En el caso de Ramón se produjo una excepción, La misma frase que encabeza estas líneas lo confirma: "y aunque sea gitano", un estigma reconocido, y que era producto del antigitanismo que impregnaba aquella sociedad, que el alcalde mayor de Vera, aun en contra de la opinión de sus allegados, quiso soslayar y tratar a Ramón como un vecino más.
Hallar otro caso similar será bastante complicado, pues la realidad fue que tanto en este año, como en el resto de la Edad Moderna, fueron muy contados los casos en que los miembros del Pueblo Gitano obtuvieron la misma Justicia que los demás vasallos del rey.

PARA SABER MÁS DEL AÑO 1639:
MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Manuel. “Los forzados de la escuadra de galeras del Mediterráneo en el siglo XVII. El caso de los gitanos”, en Revista de Historia Naval, nº 117, 2012; y, “Los gitanos españoles en los tercios de Flandes, en Anatomía de la Historia, 15 de junio de 2016. Disponible en http://anatomiadelahistoria.com/2016/06/los-gitanos-espanoles-en-los-tercios-de-flandes/

jueves, 2 de agosto de 2018

LAS VÍCTIMAS GITANAS ESPAÑOLAS DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN NAZI DE GUSEN



Los soldados republicanos de origen gitano, junto al resto de sus camaradas que pasaron a Francia tras el fin de la Guerra Civil, pasaron todo tipo penurias en los campos de concentración de aquel país, para tras varias visicitudes, ser capturados y recluidos en los campos nazis como el de Gusen, donde casi  cuatro mil españoles perdieron la vida, al menos cuatro de ellos gitanos


Campo de concentración de Gusen



VER TEXTO COMPLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE:
https://manuelmartinez.atavist.com/las-vctimas-gitanas-del-campo-de-concentracin-nazi-de-gusen

miércoles, 1 de agosto de 2018

Instrucción del marqués de la Ensenada a todas las autoridades del reino de principios de agosto de 1749

El Papa Benedicto XIV
Habiendo resuelto el rey se recojan para destinar como lo tenga por conveniente todos (tachado) los gitanos avecindados y vagantes en estos reinos, sin excepción de sexo, estado, ni edad, y respecto de no haberse logrado completamente en la prisión de todos mandada hacer en el día 30 del mes pasado. Manda ahora S.M- que por todos medios y en todas partes se solicite y asegure la de los que hubieren quedado, sin reservar refugio alguno a que se hayan acogido, respecto de estar convenida con el Nuncio de Su Santidad la extracción del sagrado mediante la ordinaria caución, y haciendo responsable de la omisión o defecto que se experimentare a las justicias ordinarias de los pueblos y jurisdicciones en que suceda y se averigüe. Y de su R.O. lo prevengo a V. para que por sí en la parte que le corresponda, y comunicándolo a todas las justicias de su jurisdicción con las advertencias y combinaciones que tuviere por convenientes se logre el cumplimiento de la expresada Real determinación, como se espera del celo de V. y conviene a la pública quietud y servicio de ambas majestades.
Todos los bienes de gitanos presos y fugitivos se han de embargar, inventariar y vender con cuenta justificada para aplicar el producto a sus subsistencia, y las personas se han de conducir a las capitales, para que con las noticias que por mi mano se dieren de su número y clases, se providencia la conducción a los parajes de sus destinos.

Fernando VI
COMENTARIO:
No pretendemos ser unos defensores de este ministro genocida, pero desde diversos sectores se le está convirtiendo en un cabeza de turco de un crimen del que fue el ejecutor, el verdugo, que ya es bastante.
El verdadero culpable fue el Estado y La iglesia, que desde 1499 alentaron un antigitanismo que se mantuvo vivo hasta que Benedicto XIV transigió en despojar al Pueblo Gitano del derecho eclesiástico, tema que hasta entonces había conseguido bloquear el proyecto de su expulsión, objetivo que realmente perseguía inicialmente las redadas de 1749.
Desechado dicho planteamiento tras conocerse los  antecedentes portugueses, Gaspar Vázquez de Tablada, presidente del Consejo, ideó un Proyecto de Exterminio biológico, un genocidio en términos modernos, cuya ejecución le fue encomendada al marqués, quien vio la oportunidad de utilizar la mano de obra gitana para su plan de rearme naval, que a la postre permitió a España recuperar un importante papel en el panorama geopolítico de la época.
Sepultura de Vázquez de Tablada en el convento de San Diego



NOTA FINAL: seguir calificando este lamentable y desconocido episodio de la Historia de España como Gran Redada minimiza los hechos sucedidos. Es todo un Proyecto de Exterminio, o genocidio, de la que la redada de 1749 solo es el inicio.

PARA SABER MÁS: http://proyectoexterminiogitanossigloxviii.blogspot.com/



lunes, 2 de julio de 2018

Pedro de Vega pide no se le incluya en el padrón de gitanos de Jerez de la Frontera (diciembre 1745)


Pedro de Vega y sus cinco hijos contenidos en este testimonio de poder que presento y juro ante V.S. (...) y digo que con el motivo de los bandos publicados contra gitanos se ha pretendido en distintos tiempos inquietar a los ascendientes de mis partes en la posesión quieta y pacífica que han tenido y tienen de castellanos viejos, exentos de registros y demás penas que establecen las leyes reales, como así han sido declarados en diversas partes y principalmente por los señores jueces y justicias de la ciudad de Écija, en vista de las claras justificaciones hechas por los referidos mis partes y sus ascendientes que constan de estos papeles de que hago exhibición (...) y habiéndose últimamente publicado bando asimismo contra gitanos, queriéndose incluir a mis partes en los padrones, justamente lo resistieron y con este motivo ocurrieron así al Real Consejo de Castilla con las dichas informaciones y autos de manutención de las dichas justicias. Y en vista de todo por S.M. y dichos señores se libró al dicho Pedro de Vega, mi parte, la Real Provisión que se halla inserta en dichos papeles, ganada en el año pasado de 1717, por la que S.M. y dichos señores fueron servidos de declarar a mis partes por no sujetos y comprendidos en las pragmáticas contra gitanos, ni que como tales fuesen registrados, y antes si fuesen tenidos como los demás vecinos de todas las ciudades, villas y lugares de estos reinos, y siéndole a V.S. constante esta verdad, fue servido librar a Juan de Vega, uno de los dichos mis partes, su mandamiento para que se le dejase vivir en el modo que viven los demás vecinos, y habiendo últimamente publicado bando para la expulsión de dichos gitanos, para que no se entienda lo penal de él contra mis partes por estar en la posesión declarados castellanos viejos. Requiriendo cómo requiero a V.S. con la dicha Real Provisión (...) en vista de todo se sirva de mantener y amparar a mis partes en la quieta y pacífica posesión que tienen adquirida de este vecindario y su domicilio con el justo título de lo mandado por el dicho Real Consejo...


Carteles anunciadores de manifestaciones StopAntigitanismo


COMENTARIO: La petición de Pedro de Vega, inserta en el marasmo que supuso el decreto de 9 de noviembre de 1745, para “que los corregidores y gobernadores de las ciudades y villas cabezas de partido, se informen luego y sin dilación de los gitanos que residan en los pueblos de su partido con provisiones o sin ellas”, a fin de que pasaran a avecindarse al lugar más inmediato de los l establecidos para su residencia para aplicarse en la labranza y demás oficios permitidos.
Diego de Cárdenas, gobernador de la vecina ciudad de Puerto de Santa María, ante tal Real Resolución, no se contentó con el escrupuloso cumplimiento de ella, sino que halló un buen pretexto para proceder contra los gitanos más allá de lo que dicha orden disponía, y mandó “que todos los gitanos que viviesen como tales, siendo robustos”, se enviasen “por cuatro años a las minas del azogue, y a los que no lo fuesen, por gastadores al presidio más cercano”.
Realizada una redada, en total fueron capturadas treinta y seis mujeres y cincuenta y cinco hombres, de los que treinta y siete fueron a parar a las minas de Almadén, y el resto, a los presidios norteafricanos; con tan mala fortuna, que al coincidir con la redada general de 1749, quedaron recluidos aun cumpliendo los dichos cuatro años, hasta que en 1764, el rey accedió a ampliar el indulto ofrecido el año anterior, a los forzados gitanos que quedaban en dichos destinos.
Esta peripecia histórica hace comprensible la lucha de aquellos que buscaron a través de estatutos de castellanía, dejar de ser considerados legalmente como gitanos para no ser incluidos en padrones específicos, auténticas ratoneras, cuyo fin más extremo lo hallamos en la redada que dio origen al Proyecto de Exterminio del Pueblo Gitano en 1749.
Manifestación del 27 de junio de 2018 en Barcelona
Hoy en día, habiendo pasado más de dos siglos y medio, la intención del gobierno italiano de volver a las antiguas prácticas represivas y confeccionar un padrón como los de la época del Despotismo, ha generado en este mundo globalizado, un importante movimiento de protesta, traducido en España a través de diversas manifestaciones en Madrid, Barcelona, Sevilla, Oviedo, Granada…
El auge de la ultraderecha europea amenaza a los colectivos más débiles como los inmigrantes y las minorías étnicas, cuyos integrantes, a pesar de poseer los mismos derechos que el resto de sus compatriotas se pretende actuar sobre ellos de una forma diferenciada y contraria a los Derechos Humanos. El desconocimiento de la Historia del Pueblo Gitano en España y la ausencia de voluntad por parte de la corona y la Iglesia para reconocer los errores perpetrados en el pasado contra los gitanos, abre grandes interrogantes que deben ser despejados a través de la vigilancia de los acontecimientos que se irán produciendo en el resto de los países europeos y la propia movilización de la comunidad gitana, de los sectores implicados en la defensa de los DDHH y demás activistas comprometidos, sean o no sean gitanos.

jueves, 7 de junio de 2018

PRESENTACIÓN E INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN SOBRE HISTORIA DEL PUEBLO GITANO EN ESPAÑA

Esta mañana se ha presentado la exposición sobre Historia del Pueblo Gitano en España a través de los documentos, en conmemoración del Día Internacional de los Archivos.
La mesa ha estado compuesta por Carlos Sánchez López, concejal delegado del Área de Cultura, Educación y Tradiciones; Aurora Carretero Gutiérrez, directora del Archivo Municipal “Adela Alcocer”; y, por Manuel Martínez Martínez, comisario de dicha exposición.








Más información: http://www.noticiasdealmeria.com/el-pueblo-gitano-a-traves-de-las-fuentes-documentales-en-el-archivo-municipal-adela-alcocer

viernes, 1 de junio de 2018

El Consejo acuerda aceptar la proposición del marqués de Povar para promulgar una nueva Pragmática con la que reprimir a los gitanos (junio 1624)

Los gitanos, así originarios de aquel reino, como domiciliados, vecinos y habitadores en él, hombres y mujeres, no son de provecho alguno para el bien público, sino de muy gran daño y perjuicio, divagando como gente ociosa y vagabunda, cometiendo cada día embustes y trampas, siendo tenidos notoriamente por gente de mal vivir y que cometen hurtos, robos, asaltamientos, homicidios y otros delitos en caminos reales y en los pueblos donde están y por donde pasan, y que acostumbrar ir en cuadrillas con armas prohibidas causando gran escándalo y otros muchos daños en que es forzoso poner la mano y atajarlos, y que por la obligación que le corre como alter Nos de V. M. en aquel reino, con acuerdo de la Audiencia Criminal, proveyó que los dichos gitanos, así hombres como mujeres, salgan dentro de treinta días de aquel reino y no entren en él, so pena a los hombres de cien azotes y de galeras perpetuas, y a las mujeres por la primera vez, de cien azotes y por la segunda de doscientos, revocando cualesquier guiajes que tengan o pretendan tener para lo contrario, y suplica a V.M. mande tenerlo por bien y que se observe con Pragmática Real, interponiendo su real autoridad y decreto por ser de tan servicio de Dios y de V.M. paz y quietud de aquel reino.
El Consejo ha considerado que esto es muy necesario para atajar y reprimir tantos daños como el virrey representan que causan los gitanos en aquel reino, y por esto, y porque toda es gente baja e inútil, le ha parecido que conviene ordenarlo por Pragmática, reformando la pena de galeras perpetuas a que sea solamente por diez años, con lo cual cesarán tantos inconvenientes como se siguen de que habiten en ella.
 
Grabado de época de Jacques Callot. Museo del Louvre
COMENTARIO:
El año 1624 resultó crucial en el devenir legislativo y represor del Pueblo Gitano en España. Desechada la propuesta de expulsión, desde 1611 se incrementaron las propuestas antigitanas desde todos los sectores de la sociedad, apareciendo este mismo año el diccionario de Covarrubias, donde ya se negaba la lengua e identidad étnica de los gitanos; y, al año siguiente, Fray Juan de la Puente, calificador del Santo Oficio, mostraba la visión estereotipada y negativa que de los gitanos se tenía entonces, en su obra Conueniendia de las dos Monarquías.
Solo un año más tarde se publicaron las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, entre las que destacan El Coloquio de los perros y La Gitanilla por lo que han supuesto en la reproducción del arquetipo gitano de ladrón. En 1615, Francisco Fernández de Córdoba considera a los gitanos en su Didascalia multiplex como “la hez y el desecho de todas las naciones”.
A estos eruditos se unieron arbitristas bien conocidos como Salazar de Mendoza, con su Memorial en el Hecho de los Gitanos para informar el ánimo de el Rey… (1618) y Juan de Quiñones con su Discurso contra los gitanos (1621), en cuyos discursos justificaron medidas represoras a través de un conjunto de acusaciones y opiniones peyorativas contra este colectivo.
Con todos estos antecedentes se llegó a enero de 1624, cuando las Cortes de Castilla, denunciaron “los grandes e intolerables daños que causan los gitanos”, asegurando que su forma de vida se basaba en “robos e insultos”, por lo que los ganados no estaban seguros, sirviéndose de las ferias para vender o trocar todo lo que hurtaban. Una acusación de la que la Mesta fue la principal responsable.

jueves, 24 de mayo de 2018

EXPOSICIÓN SOBRE LA HISTORIA DE LOS GITANOS ESPAÑOLES


Esta exposición es la primera de las que recorrerá Almería (palacio de los marqueses de Cabra), Adra (museo municipal) y Vera (Convento de Ntra. Sra. de la Victoria). Su mayor parte pertenece a mi colección particular: documentos, fotos, grabados, revistas, libros, escultura, tijeras de esquilar, grilletes prisión, cestos, yunques...
Se trata de una panorámica general de la Historia del Pueblo Gitano, desde su llegada a Europa Occidental hasta la actualidad. Una crónica de la represión sufrida, inmersa en un proceso de deshumanización, durante el cual, además de negársele su identidad étnica y cultural, se llegó a utilizar la violencia más extrema con la que se pretendió eliminarle físicamente de una sociedad tan mayoritaria como excluyente.



martes, 1 de mayo de 2018

Propuesta del Consejo al rey, a fin de que éste se la traslade al Papa y se consiga evitar que el sagrado de los templos sirviera de refugio a gitanos y delincuentes (15/06/1700)


Señor, los gitanos por su abominable modo de vivir son en todas las naciones aborrecibles, y en estos reinos con mayor razón, por ser una gente inclinada a todos los vicios, e inútil para todo lo bueno; alimentarse de sus ardides desenfrenadamente, engañando, robando, escalando y matando sin respeto a Dios ni a V.M; profanan y roban los templos y se valen de su sagrado para delinquir con mayor avilantez, porque teniendo una inmunidad, como la que queda referida, no temen ser presos, pues en probando su extracción; y no probándose por la Real Justicia su restitución, declara el Juez eclesiástico que deben gozar de la inmunidad y ser restituidos a la iglesia o ermita de donde fueron extraídos.
Habiendo considerado el Consejo este desorden tan contrario a la disciplina eclesiástica; como digno de corrección y enmienda, con la madura reflexión que pide su importancia; es de parecer que se impidiera este abuso, si la sede apostólica declarara que los lugares sagrados donde no estuviese colocado el Sacramento no fuesen asilo de delincuentes, o a lo menos, los que estuviesen en sitios despoblados, aunque contiguos a poblaciones, como son las ermitas; y que las iglesias frías, que con tanta facilidad se justifican, se hayan de desestimar por los jueces eclesiásticos, con la premeditación de que se deben considerar restituidos los reos a la iglesia, y satisfecha su inmunidad, por el mismo hecho de haberles relajado la prisión y puestos en plena libertad; en cuyo ejercicio debe suponerse, que como católicos habrán entrado y salido voluntariamente de los templos siempre que la obligación de tales les precisa a cumplir los preceptos de la iglesia, o que se mandara por la sede apostólica, que mientras se sigue ante el Juez eclesiástico esta especie de inmunidad por reos rematados a presidios o galeras, se depositen los reos en nombre de la iglesia en el presidio o galeras a que la pena de sus delitos les hubiere asignado.
Ermita de San Roque (Daimiel)



COMENTARIO:


Esta propuesta tiene su origen en la respuesta que la Junta de aprestos de Galeras, dio a la consulta que se le formuló respecto al conflicto creado por tres gitanos manchegos que habiendo sido condenados a galeras por la Real Chancillería de Granada, invocaron inmunidad al lograr refugiarse en una ermita.
Esta proposición supuso el inicio de una intensa negociación diplomática entre la corona española y la Santa Sede, cuyo resultado acabó plasmándose en el Breve Papal que terminó despojando a los gitanos españoles del derecho de asilo eclesiástico en 1748. Un hecho que animó al Consejo a emprender al año siguiente, una redada general para expulsarlos de España, y que empero, acabó desembocando en un proyecto de exterminio biológico.
Agustín de Montoya, Francisco de Heredia y Álvaro de Heredia, habían sido acusados de andar vagabundeando con armas prohibidas y realizar diferentes hurtos. Perseguidos y acorralados en 1691 en la ermita de la Magdalena de Daimiel, fueron sacados y presos por la fuerza, sin habérseles respetado la inmunidad que invocaron.
Los tres apelaron en vano las sentencias de ocho y diez años de galeras impuestas por los alcaldes del Crimen de Granada, pues en septiembre de 1701, tras diez largos años de pleito, Agustín y Francisco  fueron recibidos sobre la galera de San Miguel, momento en que empezó a contar el tiempo que debían agotar para quedar libres.
De Álvaro, en cambio, no tenemos constancia de su entrada en galeras. Es posible que lograra fugarse de su prisión, o lo que es más probable, que falleciera. Sí en cambio, sabemos que Agustín, quien en el momento de empuñar el remo de la San Miguel contaba con sesenta años de edad, hubo de conmutársele en octubre de 1705 el tiempo que le restaba de “servicio” como bogador, por su confinamiento en el presido de Orán, ya que por su avanzada edad y accidentes había quedado “inútil para el remo”.

FUENTE: MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Manuel. Los forzados de Marina en el siglo XVIII. El caso de los gitanos (1700-1765), p. 379.

martes, 17 de abril de 2018

LOS PRIMEROS GITANOS INMIGRANTES LEGALES EN AMÉRICA

Los primeros gitanos que pisaron tierra americana llegaron con Colón en su tercer viaje, y lo hicieron en virtud de una real cédula de 22 de junio de 1497, por la que se conmutaba a los delincuentes las que les hubieran sido impuestas si aceptaban convertirse en colonos de las nuevas tierras descubiertas. La Española, Santo Domingo e islas aledañas se convertirían de esta forma en la meta final de un viaje de más de tres siglos a través de los cinco continentes...

PARA LEER TODO EL ARTÍCULO, VER EN ANTROPHISTORIA: LOSPRIMEROS GITANOS INMIGRANTES LEGALES EN AMÉRICA. Desdelos homicianos, hasta el herrero Jorge Leal

La Habana en el siglo XVII
Iglesia y plaza de Güines (Habana) Federico Mialhe


domingo, 8 de abril de 2018

CUANDO LAS FRONTERAS ERAN LAS REJAS DE LOS GITANOS

La Europa de las fronteras anterior a la Unión, como multitud de campos vallados, cercenó la libertad de los gitanos y los manejó a su antojo como juguetes indefensos hasta llevarlos a la más completa impotencia.
Como testimonio de la situación de las caravanas gitanas que a principios del siglo XX deambulaban por Centroeuropa, tenemos el relato que hizo un articulista español sobre un incidente ocurrido a lo largo de 1912:

Control de la policía francesa
"Contra el movimiento de las tribus de zíngaros en la Europa central se han dictado órdenes severísimas, y tomado medidas para evitar epidemias.
En consecuencia de tales disposiciones, con frecuencia ocurren incidentes muy curiosos cuando los zíngaros no pueden atravesar con su habilidad acostumbrada la malla que tienden loa representantes de la fuerza pública. Por ejemplo: una numerosa caravana de zíngaros fue conducida por los franceses a la frontera suiza, y al entrar en la patria de Guillermo Tell salieron al paso los guardias suizos y obligaron a establecer el campamento a los gitanos, como si estuviesen a caballo, en la línea de la frontera, sin permitirles entrar unos y otros avanzar ni retroceder. La situación era insostenible, y de acuerdo las autoridades suizas y francesas resolvieron, después de un mes, llevar el regalo de los zíngaros a los alemanes por la frontera de Alsacia.
A Ios pocos días los alemanes habían devuelto a los franceses el obsequio, y los zíngaros se vieron nuevamente rechazados, teniendo que refugiarse en el punto donde convergen los confines de Alemania, de Francia y de Bélgica.
Los gendarmes de los tres países los tenían sitiados en el estrecho límite de las zonas fronterizas, hasta que resolvieron vender o quemar cuanto poseían y se dispersaron los de la tribu, utilizando medios ferroviarios".


En el mismo artículo, redactado de forma tan jocosa y desconsiderada hacia la comunidad gitana, se comenta que la población gitana en Europa superaba las 600.000 personas, correspondiendo solo a Rumanía, la cifra de 200.000. De ellos, el articulista comenta, van "vestidos con los colorines que tanto les seducen, con sus osos, monos, calderas, cestas, burros y caballejos, corren constantemente las comarcas de Europa", afirmando que "los de todos los países son nómadas, menos los de España, que rara vez pasan la frontera".